Qué se puede esperar de la criptomoneda

0 4

Desde que en 2009, Satoshi Nakamoto, personaje que lanzó el software para crear la primera criptomoneda, ha proliferado el mercado de las monedas digitales. A pesar de quienes nunca han tenido confianza en estas monedas y hacen lo posible para desprestigiarla, el mercado de la criptomoneda ha estado creciendo de manera sostenida y paulatina.

El valor de la moneda digital ha experimentado un fuerte crecimiento en los últimos dos años. En 2018 las autoridades de China y Corea del Sur anunciaron que regularían este mercado y restringirían el uso de la moneda. Esto rompió con el crecimiento y desestabilizó la criptomoneda. Sin embargo, las duda se disiparon y la moneda comenzó a agarrar auge.   

La volatilidad de la moneda preocupa a los inversionistas. Si la moneda digital se manipula, indudablemente tenderá a crecer pero será de manera artificial. Las ganancias las obtendrán quienes participen de la manipulación. Pero si no se da este caso, entonces los índices de crecimiento serán sanos y le darán estabilidad a la criptomoneda.

En todo caso las fluctuaciones de las monedas digitales no afectan las economías de un país pues porcentualmente no llegan  a representar ni el 1%  del Producto interno bruto.

Las opiniones pueden ser encontradas entre lo que esperan algunos economistas y lo que predicen otros. Lo cierto es que las criptomonedas están allí y ya forman parte del sistema económico del mundo.

Consideraciones sobre la criptomoneda

Para algunos especialistas de la economía resulta improbable que las criptomonedas lleguen a ocupar un lugar importante en  los mercados de capital. Según sus postulados los inversionistas no tienen confianza suficiente para arriesgar grandes capitales en las criptomonedas.  

Para ellos, es más factible mantenerse en un sistema económico manejado por entidades financieras que respaldan las operaciones que se hacen. Pero, además los gobiernos sustentan los valores del dinero tradicional.

En el caso de la criptomoneda, no hay certeza de la seguridad que pueda ofrecer. Todos son códigos encriptados que manejan la información. Los gobiernos ni los bancos respaldan su uso y por lo tanto, si una operación no se realiza como debe ser, se corre el riesgo de perder la inversión.    

Por otra parte, no se ve claro si en realidad la criptomoneda puede ser un depósito de valor. La volatilidad de su precio precisa de estabilidad. Cuando una moneda digital  se muestra con fluctuaciones importantes, demuestra la manipulación que hay detrás para inflar el valor de ella.

Asimismo, existen otros riesgos que aún no supera la criptomoneda. La forma de existencia del blockchain supone que las transacciones no son reversibles. Así, si una persona hace una transferencia por error prácticamente perderá, su inversión. Por eso quien posea las monedas digitales tiene que ser muy cuidadoso para evitar perderlas.

Otro factor que incide en los riesgos, es la actuación de algunos países que empezaron a regular su uso. Comenzaron con los sitios web y eso significa que les pecaran impuestos. Otros más hostiles como China no permiten el uso de las criptomonedas.  

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.